Yo la peor de todas

Me quedé dormida a la mañana y salimos corriendo olvidando la mitad de las cosas del jardín. Me quedé dormida a las 7 de la tarde luego de un terrible día de trabajo, por ende papá se encargó de la comida, la mochila y la vianda. Mamá ese día no pudo jugar o ver los dibus. Desperté a las 2 de la mañana con hambre…y me comí el único postre de chocolate que tenía la niña.

MALA.

Mala…Pfff..¿Mala?
Afloja. Respirá hondo.
Hay mucho escrito sobre este tema, por los que saben de verdad, psicólogos, médicos y otros profesionales.
Yo no tengo esos títulos pero soy mamá, y vale mi palabra como cualquier maestría o doctorado.

Y no doy consejos porque es algo que aún trato en terapia (Gracias Doc!), pero si palabras de aliento o retos con el dedito índice levantado.

 

– No te castigues, solo empeora las cosas.
– Permitite pifiarle. Sos humana, no robot ¿o tenés antenitas?
– No sabes todo. Admitilo, necesitas consejos y oídos. Baja a guardia. La mujer maravilla son los padres, perdón, digo no existe.
– Pensá en todo lo bueno que si tenés como mamá (Yo invento unos cuentos geniales de elefantes uruguayos)
– Habla con otras madres, todas tienen sus miedos. Hacé catarsis.
– Tomate un día para vos. Agendalo, de verdad abrí tu agenda y ponete una fecha. Yo me tomé hoy para mi, miré dos pelis y ahora cuando termine de escribir este post me voy a caminar bajo el sol (La niña se fue con el abuelo y la está pasando genial)
– Por lo que más quieras, alejate de las personas negativas que te critican cómo haces o no las cosas. Y si no podés (porque a veces…son nuestras propias madres o suegras) ponele un freno diplomáticamente.

 

Y sobre todo, anda, dale un beso grande a tu bebé (aunque ya tenga 15 años!) es lo que importa al final del día por más desastroso que haya sido.

 

 

2 Replies to “Yo la peor de todas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *