Un G R A Nito de arena

– ¿Por qué la abuela dice que el tiempo está loco má?
Qué decirle. Pasamos señores calores en la ciudad en pleno otoño, las bufandas esperaron mucho este año para salir a la calle, zonas del país más complicadas por la falta o el exceso de lluvias/nieves…

¿Cómo explicarle a los chicos?, mejor dicho ¿Cómo aprovechar la inquietud para hablar de considerar, apreciar y convivir? ¿Y cómo entender nosotras? mamás de otra generación donde no se hablaba de reciclado, desarrollo sostenible y en muchos casos ni de ecología (¡Señoras a mi me enseñaban mecanografía figúrese!)

OK, es verdad que la protección medioambiental es un tema complejo que las grandes compañías y los gobiernos de cada país deben abordar. Peroooo nosotros podemos hacer mucho también desde casa y de manera sencilla. Porque además con el ejemplo, la educación y la práctica tendremos ciudadanos que le exijan a los primeros más y mejores controles.

R con R …Respeto

Es fácil de memorizar las 3 R, si entrá de la regla de las 3 R ya hicimos algo. Reutilizar, Reciclar y Reducir.
– Reutilicen viejos objetos dándole usos nuevos, seguro hay mucho en casa que antes de ir a parar a la basura puede reutilizarse. Puede ser aparte un plan divertido para una tarde de finde.
Mirá estas ideas en mi tablero reutilizar en casa y aprovechen para hacerlos en casa.

– Reciclen. En cada ciudad hay un punto u organización que se encarga de tus residuos. Busquen juntos qué y dónde.
Nosotras usamos mucho ¿Dónde reciclo?

– Reduzcan, está es súper fácil de aplicar. Reduzcan la cantidad de agua, de electricidad, de papel.
Mientras nos cepillamos los dientes que no corra el agua, si no estamos en la habitación apagamos la luz, escojan productos que respeten el medio ambiente sobre los que no y (obvio, pero real y muy visto) si vos no tirás papeles en la calle tus chicos tampoco lo harán.

Pero hay algo que ganamos además como familia, y va más allá de los actos simples de todos los días: fomentando el cuidado del medio ambiente aprendemos un poco más sobre el respeto (tan maltratado en estos días) a las cosas y al otro.

Y aprendemos a aprender de otros, porque los chicos vienen muy avivados en este tema (¡Bien por ello!) con los contenidos escolares, los mensajes de los dibus y de los libros infantiles. Todo es muy distinto a cuando éramos nosotras las pequeñas, por lo que vamos a abrir bien las orejas a lo que ellos puedan enseñarnos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *