¡Mompreneurs al ataque!

Cada vez somos más las que además de tener un trabajo formal y ocuparnos de nuestras familias a tiempo completo llevamos adelante un negocio.

 

“Mompreneur” o mamá emprendedora es un fenómeno que va tomando fuerza, en el marco del crecimiento exponencial que ha tenido el universo emprendedor en los últimos años.

Diversos estudios realizados en distintos países coinciden con que la edad de las madres que incorporan, a su ya ocupada agenda, un microemprendimiento va desde los 30 a los 45 años y que la mayoría lo hace teniendo niños menores a 4 años.

Por lo general, se trata de mujeres con experiencia, que imposibilitadas de conciliar sus horarios en trabajos formales y deberes de mamá, deciden ir por su cuenta.

 

Los meses de embarazo y la licencia por maternidad (¡muy corta!) hacen que una acelere las ideas en la cabeza, a las tres de la mañana, mientras ataca la heladera con un antojo o le da el pecho al crio.

 

-“¿Cómo hago para quedarme más tiempo en casa con el?”

-“¿Habrá una manera de poder trabajar y pasar más tiempo con mi hijo?”

– “Necesito estar en casa, trabajar con mis horarios, parar todo si mi hijo se enferma y no pedir permisos en el trabajo (con la cara de cola que me ponen)”

 

Vamos gestando, de nuevo, pero esta vez una idea.

 

 

¿Qué necesito saber si estoy comenzando a transitar este camino?

 

Tantísimas cosas, pero resumamos un par de hechos que conocemos los que ya empezamos a andarlo y que te ayudarán a saber que no estás sola en este viaje.
No es fácil. Vas a tener que trabajar mucho para organizarte y para sacar tu negocio adelante.

Vas a tener que invertir tiempo y dinero, poco o mucho, nada es por arte de magia.

Vas a tener que aprender. Así vengas de una carrera profesional exitosa y sepas mucho, siempre vas a tener que aprender cosas nuevas ya que es un terreno parecido pero no igual.

Tejé redes. Conéctate con otras emprendedoras y/o comunicadoras. En el camino del emprender no se trabaja aislado, no es aconsejable.

Por lo tanto, de la mano de tejer redes, vas a tener que ser abierta y solidaria.

Es posible que fracases varias veces antes de darle en el clavo (quizás no, pero debes tenerlo en mente)

 

Por último, vale la pena. Al final de recorrido las satisfacciones son muchas.

 

¡Éxitos!

(Podés ver más artículos relacionados en la sección “Emprender“)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *