En busca de la media naranja emprendedora

Mi emprendimiento ¿Necesita de un socio?

Esta pregunta puede aparecer en algún momento. Ya sea ante la falta de capital, por el éxito y la necesidad de una mano extra para poder expandirse o  por miedo a dar los primeros pasos solos.

Me gustaría compartir una serie de tips basados en experiencias propias y de otras colegas. Más aún les hablaré a las mamás emprendedoras – como yo –  ya que en nuestro caso elegir un socio tiene una vueltita más de tuerca.

Lo primero que hay que saber que elegirlo no es un tema fácil que se resuelve por impulso. Pocos son los casos de éxito, que luego de una tarde de charlas con amigas y la decisión de asociarse, no terminen en peleas y bloqueos  de  whatsapp.

Es que en los proyectos de este tipo, lo emocional cumple un papel importante. Pero no hay que dejar de pensar con cabeza de empresaria (por más pequeño que sea tu negocio) que un socio no deja de ser un recurso, muy valioso si se escoge bien pero un obstáculo importante si no le damos en la tecla.

Pregúntate

  •          El socio debe aportar un valor agregado al negocio para que no sea un dolor de cabeza.  ¿La persona elegida te lo aportará?
  •         El socio debe complementarte ¿Tu socio tiene capacidades que tu no posees?
  •        ¿Se siente entusiasmado con el proyecto?
  •        ¿Qué tipo de socio será? ¿Solo capitalista (aportará solo dinero)?  Tenlo en claro para no reclamarle luego la falta de trabajo

 

Mayoría de “Sí”, ¡Anímate!

¿Y qué extra debe tener el socio de la mamá emprendedora?

Debe entender verdaderamente que eres mamá antes que nada. Que tus horarios muchas veces dependen del de tus niños y que será súper normal si debes interrumpir tus tareas para correr al pediatra. Si no entiende la importancia de tu rol y sus implicancias, los reproches no tardarán en aparecer.

No  lo dejen para otro momento

La charla del sinceramiento y de establecer los parámetros de trabajo no debe eludirse y debe realizarse antes que cualquier otra cosa. Cuánto tiempo aportará cada uno al proyecto, cuáles son sus limitaciones, cuál es su objetivo a corto plazo como partners y que pasa si pasado el X tiempo (deberán fijarlo) las cosas no funcionan como planeaban, son algunas de las respuestas  que deben  estar claras de antemano.

Periodo de testeo

Fijar un periodo de prueba de la sociedad solucionará las trabas a futuro y allanará el camino para una buena relación.

Y bien,  no puedo cerrar un post sin meter bocadillo de madre, queridas amigas ”emprendedoras previsoras vale por dos”, muchos éxitos, nos leemos pronto.

Sisi

 

*Este articulo fue publicado originalmente en Revista Promocionarte de España.

 

 

Un comentario Añade el tuyo
  1. Por casualidad encontré su página y me ha sido de gran utilidad ya que necesito ideas de cómo organizarme para comenzar un nuevo negocio. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *