Trabajar desde casa y no desbolarse en el intento

Ya sea como emprendedora, freelancer o en relación de dependencia, muchas mujeres optan por el trabajo en casa para combinar los roles de mamá y profesional desde ese ámbito.
Las conquistas en el plano personal-laboral que llevaron adelante nuestras madres y las nuevas tecnologías facilitaron el acceso al trabajo o gestión de proyectos fuera del ámbito convencional.
Muchas empresas (no todas, aún falta muchoooo camino a recorrer) entendieron que el trabajar por objetivos y no por horarios es la mejor manera de tener empleados animados, productivos y organizados de acuerdo a sus horarios y estilo de vida.
¿Importa si trabajás a las 3 de la mañana de un sábado si el lunes entregás un super proyecto creativo o tenés terminada una nueva entrega de mercadería? Si es el momento en el que te inspiras, no.

 

El secreto para hacer de esta modalidad de trabajo una forma exitosa son los límites y el adecuado manejo de los tiempos.

 

Recopilé experiencias propias, de algunas colegas y amigas, que espero sirvan de guía a las que buscan una alternativa en este mundo laboral y a las que están desboladas y desbordadas (porque suena divinooooo el trabajar en casa y en pantuflas, pero fácil no es)

 

  • Saber cuándo parar y saber cuándo empezar

El uso de agenda y calendarios es clave. Ponete un horario, como los chicos en el cole, “de tal hora a tal hora”, “Lunes terminar X etapa”.
Porque o te colgás con el lavarropas y se te da por empezar cuando te queda media hora para que vuelva el malón del jardín o estás tan enganchada con el proyecto que los chicos comen a las 5 de la tarde papas fritas enlatadas.
Generalmente va bien el siguiente esquema: Los lunes es buen momento de planificar y los viernes para cerrar ciclos y revisar que objetivos faltaron cumplir. Martes y jueves son los días productivos y los miércoles, por estar a mitad de camino, el día para frenar, chequear como venimos, ajustar y prever.
Dentro de la planificación deben estar los tiempos de recreo o corte, como el almuerzo. Parece obvio pero conozco muchas (teléfono para mi amiga Ana) que comen apuradas y mal con las pinturas, pegamentos y tijeras al lado.

 

  • Hacerte de un lugar de trabajo

Móvil o fijo si tenés el lugar, donde además tener todo a mano. Prepará todo el momento para que sea más productivo y no tener que andar por la casa pululando por la abrochadora.

 

  • Anular distracciones

Lejos de la tele, salvo que trabajes para ella. Sony y chimentos que esperen. La radio o la música son mejores aliadas en la producción.
Y salvo que trabajes con internet, desactivala. Estar con las alertas de facebook, twitter y demás interrumpiendo no es sano.

 

  • Mami me das, mami me ponés, ¿Gorda no viste mis zapatillas?

Los chicos deben saber que mamá trabaja en casa o desde casa y respetar ese momento.
Si te toca trabajar con la compu, explicales que no estás jugando y que ver videos en youtube de Peppa Pig en ese momento no es posible.

Mariela, abogada y amiga, me cuenta:

“Franco sabe que mamá trabaja en casa cuando él está en el jardín por la mañana, pero hay veces que mamá tiene terminar un escrito por la tarde. Entonces no solo sabe lo que estoy haciendo, ayuda y respeta ese espacio. Le preparo todo a su alcance, siempre cerca de mi vista, para que pueda buscar sus pinturitas, autos, libros preferidos. De esta manera solo tengo que levantar la vista y ver que está todo ok. El juega tranquilo y yo termino a tiempo. Eso sí, finalizado el trabajo se apaga la compu hasta mañana. Así yo respeto también su momento de mamitis”.
Lo mismo sucede con los otros integrantes de la familia co –habitante, padres o pareja. El “si estas todo el día en casa porque no te cambias los cueritos del baño” no corre.

El trabajo en casa es trabajo. Punto final.

 

  • Tu puedes, tu puedes como Tusam

La motivación debe ser parte del check list. Trabajar sola y sin un grupo con quien intercambiar ideas o momentos puede costar si no contás con autonomía. Por eso, es importante ponerse objetivos que alcanzar, claros y concretos que nos sirvan de norte.

 

  • Organizarte en casa

Paula, del blog Soy Pau me cuenta su método: “Me super salva sentarme un rato cada viernes a armar un menú rapidito de los almuerzos y snacks de la semana. Eso me permite hacer las compras el finde para no descubrir a las 7am que me faltan cosas y además organizo cada noche lo que voy a necesitar a la mañana siguiente”

¡Éxitos y no se me desordenen!

4 comentarios Añade el tuyo
  1. Muy buen post!!
    No soy mamá pero trabajar en casa es muy dificil, es difícil organizarse y definir cuando termina el horario de trabajo.
    Pero todos estos consejos me viene muy bien!! 🙂
    Ya te agregué a mi lista de lectura de blog para estar al tanto de tus novedades.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *